Mas casas, arquitectos, encantadas trocas de carne